El anuncio no tardó demasiado en traer polémica. “¡Histórico! Rosario Central a Primera División de AFA en fútbol femenino. Será el primer club del interior del país”, informó el club en su cuenta oficial de la red social Twitter y desató la ola de reacciones por lo que sería un ascenso “en los escritorios” del equipo santafesino.

Central viene jugando en la Liga Rosarina, un torneo donde es ampliamente superior a sus rivales y, al pasar a la nueva Primera División semiprofesional de fútbol femenino a partir de la próxima temporada, se saltearía las divisiones de ascenso.

“¿Te imaginás que un club se afilie a AFA y el equipo masculino arranque directamente en la A? Esto es sumamente injusto y una falta de respeto para todos los equipos de la B. Y esto no es contra Rosario Central, ni mucho menos contra las jugadoras del club. Repito: celebro que cada vez sean más los equipos, pero hagan las cosas bien”, opinó la santafesina Macarena Sánchez, jugadora de San Lorenzo y propulsora vital de la profesionalización de la categoría.

DEJANOS TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí