Un total de 14.000 aficionados acudieron a las dos canchas del barrio Altstetten de Zúrich los días 30 y 31 de mayo de 2019. El torneo, repleto de fútbol de máxima calidad, enfrentó en la tarde del viernes al aguerrido equipo sub-19 de Boca Juniors contra el Benfica de Lisboa. Bajo la luz artificial, el representante sudamericano acabó ganando 2-0 la final gracias a dos penales transformados por Lucas Brochero.

Brochero, capitán de Boca, fue nombrado además mejor jugador del torneo. “Hicimos que Argentina se sienta orgullosa. Queríamos demostrar aquí en Europa que podemos jugar a este nivel. La final fue un partido duro, muy intenso, pero al final pudimos ganar”, dijo con el trofeo en la mano.

“La fortaleza de mi equipo radica en el bloque. Queríamos ganar a toda costa para honrar esta camiseta”, añadió el técnico Rolando Schiavi.

El PAOK de Tesalónica griego —segundo del Grupo B por detrás del Benfica—, quedó en tercera posición tras derrotar al Dinamo Zagreb, campeón el año pasado, en un partido en el que hubo de todo: disparos a la madera y emoción desde los once metros (3-4). El Dinamo había dejado su arco a cero en la fase de grupos.

 

 

DEJANOS TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí